no dejes de leer.....

viernes, 26 de septiembre de 2008

La ventana...


"Dejame entrar como cada noche por tu ventana, deja que sea la brisa que recorra refrescando tu cuerpo. Sentirás mi presencia cuando los vellos se ericen en tu piel.
Como cada noche abriré tu ventana, sin despertar tu sueño tranquilo. Me acercarè a los pies de tu cama, tiraré de la colcha que cubra el tesoro que vine a buscar. Sentirás como tu cuerpo se refresca al bajar las telas deslizándose por tu piel, serena y tranquila, tus ojos cerrados me esperaràn llegar."
Como un delirio, y detràs de las gruesas rejas de la prisión, deliraba Gustab, tras la atenta mirada de las enfermeras, mientras el cuerpo desnudo del escritor, dejaba que sus manos les posehieran.
" Abriré tus piernas y dejarè que mi sabor te recorra, que tu piel se abra entre telarañas de deseo, el jugo de la vida correrá por tu sexo càlido y abierto, beberé del manantial que florezca de èl..."
Así escribía en la pequeña servilleta, el la que la sangre de las heridas, servía de tintero para los poemas delirantes del escritor, y de pluma, una vieja aguja que habìa logrado esconder entre sus ropas roidas por el desengaño y la soledad.
Luego, las enfermeras dejaban caer en su lengua la blanca pastilla, que lo harìa desaperecer por una noche más, de la vida poco cuerda que le ayudaba a sobrevivir. Una de ellas comentaba el sabor de su semen, y el glorioso aroma de su deseo.
Gustab, tràs su ùltimo delirio.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay pastillas que curan delirios, dolores. Sin embargo hay pasiones que hacen perder la razon, ojala Gustab se libere de esas obsesiones y demencias para que logre entrar por aquella ventana desnudo de cuerpo y alma.

Sinfive dijo...

Fantásticas ilustraciones, enhorabuena me gusto mucho su blog muy buen gusto.
Fantásticos textos enganchan, saludos

rodrigo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

JAJAJA