no dejes de leer.....

viernes, 16 de noviembre de 2007

Encierro.

Llevaba días perdido, no sabía donde me encontraría. El encierro del departamento, las fragancias asomagadas y el olor del cigarrillo me habían envuelto, la hoja enquistada en la royal no se había teñido´, ni una sola tecla había golpeado sobre su cara. Las hojas alrededor del papelero se amontonaban formando cerros de desconcentración, cerros de mudas letras. No quedaba ni una pieza de loza limpia en el repostero de madera labrada de la cocina centenaria.
La grasa en los platos ocupados una y otra vez me estaban envenenando. Pasé días divagando en mi memoria buscando alguna frase que hilara con otra. La verdad el laberinto que se formaba en mi cabeza no me dejaba pensar. Recorrí cada rincón de mi mente buscando algo que contar o escribir. Pero en mi mente sólo se dibujaban cuerpos desnudos haciendo el amor. Los corsé y los labrados sostenes en telas, las bombachas y enaguas, no me dejaban ver nada más. Mi mente divagaba sin rumbo. Los enormes senos de las chicas del bulevar me envolvían en recreaciones inútiles. Mi sexo prendido no me dejaba respirar. Cuando abrí la puerta del apartamento, un halo fresco recorrió mis entrañas, mientras mis pulmones se volvían a abrir. Sentí que el aire del puerto rebasaba mi tolerancia al aire, y entre vaíos cruce la calle adoquinada para entrar en la intimidad del Bulevar, y las fragancias Francesas revolucionaron mis hormonas hasta hacerme caer a los brazos de Vanessa, una rubia con rasgos salvajes, y unos ojos verdes que te penetraban hasta desenterrar tus más oscuros secretos. Los corsé ahora los podía tocar, y las tibias carnes iban perfumando mi nariz hasta hacer desaparecer el olor a tabaco y moho que me inundaba al interior de mi departamento.
Luego un viaje me llevó a las nubes, y entre aromas sentía como mi cuerpo liberaba la energía acumulada que arrebataba las ideas de mi cabeza. Sentí que la vida volvía a tomar sentido y que las ideas volvían a brotar. Pero me dejé arruyar por la cuna de las pasiones.

Gustab

8 comentarios:

Ayanay dijo...

Mucho encierro cariño

Deberias darte unos días y salir del puero lejos de los adoquines, tengo un cuarto junto al mar donde puedes ir a pasar unos dias si es q quieres ;)

Mis besos

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Con un par de tacones dijo...

Me gusta como retratas las atmósferas de tus relatos. Casi puedo ver mi reflejo en esos suelos empedrados mientras leo las letras que salpicas... Seguiré leyéndote.

Anónimo dijo...

Gustab Gustab

Me excitas tanto

;)

La chica del tango

Besos nerd!!! :P

AMANDA dijo...

MMMM bien me dijo lila que hacian falta chicas nuevas en el negocio. Te veo deprimido, quiza te animara un poco una visita al local de la japonesita. Unos cuentos bien relatados de seguro atraerian a mis niñas como moscas a la miel a tu alrededor. La casa invita. Animate a salir.
Besos castos de la madame, jajaja

Anónimo dijo...

Me haces falta...

El hombre de la Mancha dijo...

Cuando la vida se complica, muchas cosas pasan desapercibidas. El encierro a veces nos envota. Vemos muchas puertas cerradas y para volverlas a abrir, se toma un tiempo. Sabes que cuando me has necesitado he estado ahí.
También te extraño.

Katy dijo...

Te amo..

Gracias por estar ahi... (en la mañana ;) me encanto)

Besos