no dejes de leer.....

miércoles, 15 de julio de 2009

Destilando Deseos...

" Hoy el mar amaneció en calma a lo largo de la costa, el puerto esta en silencio, aún se respira la humedad de la noche... algunos ríos de agua bajan por las escaleras del puerto y los ascensores no dejan de subir y bajar por los viejos rieles. Las prostitutas se han entrado a dormir, los marinos vuelven a sus barcos luego de una agitada noche.Yo trato de recuperar la resaca de ese ron que trajo algún navío de la isla... dicen que cuando lo preparan, las viejas comen chocolate y los negros fuman esos puros hechos de hojas secas al sol del Caribe. Su Fragancia es profunda, donde los olores a tabaco y chocolate, se mezclan en armonía con el olor a caña fresca. Te podría decir que hasta los barriles de roble viejo, dejan sus notas en su fragancia sin igual. Otros dicen que el color dorado del ron, lo dejan los sudores de los amantes... amantes si, cuando hacen el ron, los cuerpos de hombres negros, se excitan por el calor del ambiente y los senos de las mulatas al abanicarse. Esa fragancia de sudores y sexos encendidos, pueden sentirse en el licor, ellos no esperan a que llegue la noche para satisfacer sus cuerpos... ellas sólo abren sus piernas para hacer el olor más profundo, y al tocar las narices de sus machos, estos corren a meterse entre sus piernas fragantes y calientes. Ahí, en la destilería, junto al ron, dejan que sus pasiones se liberen... dicen que las gotas de sudor, y los derrames de sus sexos muchas veces van caer junto a los barriles, y que luego de hacer el amor, abren las llaves y beben de las pipas para matar la sed. Cada orgasmo produce explosiones de lluvias doradas en las mujeres, y estos dorados son retenidos por los barriles dándoles ese único color. La fragancia y ese particular color lo veo y lo siento después de beber cada copa.
Amo estos días, una noche en el bulevar rodeado de bellas mujeres, donde ayer conocí una mulata de bellos ojos negros y acaramelada piel, ella cuenta que llegó de polizón en el carguero "Sol Del Caribe", un viejo vapor de tres chimeneas que viene a traer petróleo no muy refinado, para las viejas faenadoras de harina de pescado en Ventanas, no muy lejos de aquí. Ella tubo que pagar el traslado calmando los deseos sexuales del capitán y de tres marineros que la custodiaban para que llegara sin problemas hasta acá. Su piel es hermosa, cristalinamente oscura, donde los sudores tienen un bello brillo natural, y su sexo es tan rojo como un atardecer de invierno... su interior, un manantial de fragancias y sabores caribeños, que al parecer, lo encuentras sólo en estas mujeres, que de pequeñas, son alimentadas de dulces guayabas y frutos tropicales que sólo en esa región puedes encontrar. Sus nalgas de joven textura, son duras, pero tan suaves como la textura de una papaya chilena, pero su sexo,es inigualable cubierto de néctar empalagoso y atocigador... Agradable y suave al paladar... y sus senos tan erguidos y frutosos, tan firmes como la lima, que al igual que esta fruta, dejan brotar casquillos llenos de esencia cristalina y fugaz, que se reflejan como transparentes gotas al apretar y beber de ellos.
Su piel dorada por el sol, sus largas pestañas rizadas negras y su tono a madera en el serpenteante vientre que juega con cada caricia... su calidez en todo su cuerpo, su pasión caribeña me hace sólo desear copular en ella deteniendo el tiempo y cerrar los espacios para que este cuerpo no vuelva a ser tocado nunca más por otras manos que no sean las mías. Pero el tiempo se ha acabado, gaste hasta el último céntimo en una noche loca remojada en ron, y bebido de la copa más salvaje que pude encontrar... lo dejé destilar en su cuerpo para recogerlo a sorbos entre sus piernas, y la borrachera y lo carnal... hoy me pasan la cuenta... Adentro, el olor a madera mojada, y el calor de dos cuerpos satisfechos por la pasión... las murallas desgastadas y mohosas ... afuera, los adoquines están mojados, y el vapor se escapa entre las piedras... las bocinas de los cargueros anunciando el leven anclas, y dejando una estela oscura al zarpar... debo volver a mi departamento, hay un libro que aún no acabo de terminar...."

Gustab, sabor tropical.