no dejes de leer.....

viernes, 19 de octubre de 2007

Los demonios.




Corrí por el puerto buscando refugio, ellos me perseguían, si me detenía ellos se vendrían encima. morderían mi cuerpo, extraerían la poca sangre que quedaba en mi cuerpo. Los adoquines se levantaban a mi paso, como explosiones lunares se venían sobre mi rostro.Los demonios no se detenían, pisaban mis huellas, las iban cubriendo de sangre.



Al pasar frente al bar, la figura delgada de madama Ibón se cruzó en mi camino, de bruces calló sobre las piedras mojadas, pero no me podía detener, sería el último paso que daría en mi vida, sin detenerme seguí corriendo, los perros me perseguían cuando pasaba por su lado, los gatos saltaban de los basureros sorprendiendo y llenan do de bullicio los callejones. Todo se volvía confuso, a ratos parecía que los demonios desaparecían, pero no, al mirar atrás las adoquinadas calles se seguían levantando, un poste se cruzó en mi camino, la cabeza azoto el pavimento de las veredas, mi rostro se cubría de un liquido rojo, espeso, negro.....



Mis ojos se cerraron, mis labios gritaban, los demonios me alcanzaron. Mis brazos cazaban el aire tratando de alejar los demonios, pero volvían a desaparecer, cuando creía que se había alejado, las sombras empezaron a golpearme en la cara. Sangraba, sangraba.... una sirena se escuchó a lo lejos, como eco en el espacio desapareció tal cual como había aparecido, las luces rojas no me dejaban ver, me enceguecían... todo se volvió negro, al despertar del silencio, en medio de la oscuridad, descubrí mi estado de inconsciencia, nunca supe lo que había bebido, ni que sabor tenía, mis labios estaban secos, mi ropa era un asco y el olor me alejaba de mi espíritu.



Al instalarme bajo el chorro de la ducha, sentí que los demonios se alejaban, el agua corría por mi cuerpo lavando mis pecados de inconsciencia. Luego al salir de ella me tire sobre el viejo catre de bronce, y entre temblores cerré mis ojos esperando que el sol de la mañana que entraba por la ventana me cubriera de calor.
Gustab